Blog de la Asociación Cultural Amigos de la Dehesa de la Villa
Obra registrada - Licencia de uso


Botánica para todos en la Dehesa de la Villa (IV)

18 de marzo de 2011

Sobre la floración de los almendros y los ciruelos rojos.

Andrés Revilla nos regala una nueva entrega de la serie Botánica para todos en la Dehesa de la Villa, para aprender sobre la vegetación de la Dehesa de una forma amena y entretenida.

"Desde luego que estamos de enhorabuena. Pasear por la Dehesa en estos días de mediados de marzo es un placer para los ojos y el resto de sentidos. En cualquier rincón se alzan poderosos árboles plenos de flores, pequeñas pero abundantes. Los almendros se visten de rosa o de blanco sin distinción. Los ciruelos rojos se visten de rosa fuerte, casi púrpura.

En estas fotos, tomadas recientemente en la Dehesa de la Villa, se puede observar la diferente coloración de almendros y prunos. A la izquierda, ramas de un almendro en flor en el paseo del canalillo, justo antes de llegar a la denominada Fuente de la Tomasa. A la derecha, prunos frente al CIEMAT.
(Fotos: F. Lorca, marzo 2011)

Ambos pertenecen a la amplísima familia de las rosáceas y dentro de estas al género Prunus. Pruna es ciruela en el italiano moderno y es además nombre vernáculo de muchos ciruelos silvestres. La pruína es una cera que recubre los frutos protegiéndolos del frío y el sol. Se aprecia muy bien en la ciruela Claudia, las picotas, las cerezas y en todos los frutos de piel lisa: es de destacar la gruesa pruína de los endrinos con los que se hace el pacharán.

La flor que nos ocupa es una flor perfecta y completa de 5 pétalos, 5 sépalos, 5 estambres y un ovario: es la flor, la rhodos perfecta de los griegos y la rosa de los latinos.

El almendro ocupa un lugar propio dentro de la familia. Muy próximo a los sedosos melocotones ha sido clasificado una y mil veces: no es raro encontrarle como Amigdalus comunnis, Prunus dulcis, Prunus amigdalus,….almendro al fin y al cabo. Es el único de la familia que no tiene un fruto jugoso y carnoso como las demás frutas: su cubierta externa es seca, se abre y deja caer la semilla incluso desde el mismo árbol. Es un caso curioso el almendro. En pleno verano de canícula es capaz de tirar sus hojas o dejarlas casi secas: evita así la transpiración y elude la muerte. No en vano es un cultivo de secano. Es uno de los exponentes del antiguo paisaje vegetal de la Dehesa. Almendros muy viejos quedan en lo que sería la prolongación de la avenida de Trajano. No abundan en la Dehesa los almendros dulces. La mayoría son bravíos almendros salvajes que se reproducen a sí mismos y pueblan nuestro monte sin dificultad. Son de la denominada variedad amara (amargo). El dulce para tostar es la variedad dulcis y aún nos queda uno más, de cubierta blanda, la variedad mollar denominada fragilis. Como vemos todo un surtido donde elegir.

El ciruelo rojo o pruno es originario de Italia, Prunus cerassifera variedad pisardii. Se trata de una variedad exitosa en la jardinería pero relativamente reciente en nuestro espacio forestal. Con sus ciruelas se hace una deliciosa mermelada de intenso tono púrpura y ligero toque ácido. Se cultiva injertado sobre ciruelo verde y a veces se puede ver en el mismo árbol ramas de hojas verdes y ramas de hojas púrpuras. Si no se controla el patrón verde se come al injerto rojo. Es muy sensible a los ataques de pequeños escarabajos perforadores, escolítidos, muy capaces de matar al árbol.

Imágenes comparativas de las flores del almendro y del pruno tomadas recientemente en la Dehesa de la Villa. Izquierda, flores de un almendro en la Curva de la Muerte. Derecha, flor de uno de los prunos frente al CIEMAT.
(Fotos: F. Lorca; marzo 2011)

Son también prunos los albaricoqueros, nectarinos, cerezos, melocotoneros y un sinfín de híbridos. Junto con los nísperos europeos, manzanos y perales, también rosáceas, forman el principal grupo de frutales domesticados de la cuenca mediterránea. Otras frutas rosáceas son la fresa, mora, frambuesa.

Hasta la próxima cita."


Serie Botánica para todos en la Dehesa de la Villa:
- I - Flores y semillas de olmos y fresnos
- II - Forsitia o campanilla china
- III - Floración de los cipreses
- IV - Floración de los almendros y los ciruelos rojos
- V - Floración de las praderas
- VI - Los pinos de la Dehesa
- VII - Veronica chamaepithyoides: planta desaparecida
- VIII - Cedros
- IX - Encinas
- X - Madroños
- XI - Retamas
- XII - Acacias
- XIII - Pinos caídos en la Dehesa de la Villa
- XIV - Álamos

2 comentarios:

J. J. Guerra Esetena dijo...

¡Qué maravilla de explicación! Enhorabuena por el artículo. Es todo un lujo para los profanos como yo. Un abrazo, Jesús

Amigos de la Dehesa dijo...

Gracias, Jesús, por acudir puntual a nuestras publicaciones y dejarnos tus comentarios. Tienes razón, es un lujo poder contar con colaboradores como Andrés Revilla, todo un experto en jardinería que nos descubre de forma fácil y amena los secretos de la botánica.

Publicar un comentario